Omar Bautista

Omar Bautista

Erasmus Mundus en Europa – en UPV/EHU- Loyola en URL Ingeniería Mecánica

Donostia-San Sebastián, País Vasco, España

“Al inicio es sorprendente imaginar que has dejado tu casa, tu familia, tus amigos y estás en un lugar totalmente diferente de donde no sabes ni como es la gente, ni cómo viven, dónde se compra, qué se acostumbra comprar… una incertidumbre total.  Es como volver a nacer pero a una edad mucho mayor…

Llega el momento de iniciar la experiencia, afortunadamente he llegado a España, puedo dominar el idioma y empezar a desenvolverme. Mi segundo día en España llegué a mi universidad la cual será mi casa de estudios en los próximos 10 meses UPV/EHU Universidad del País Vasco, me dicen que debo empezar clases ese mismo día (clases de euskera, idioma vasco).  Inicié con gusto una nueva experiencia. Se llegó la hora del  inicio de clases -4pm, encontré  a nuevas personas que me agradaron y sin saberlo dichas personas formaron parte de la mejor experiencia de mi vida.  Amigos de diferentes partes del mundo, amigos/as de la República Checa, Francia, México, El Salvador, Italia, Suiza (todos becados Erasmus).

Es sorprendente la manera en que se vive, pues se vive bastante rápido, en Guatemala te empeñas en buscar amigos tratarlos, irlos conociendo y dedicas un buen tiempo, nosotros en menos de 4 días nos hicimos muy buenos amigos y el primer fin de semana hicimos una excursión juntos, como si los conocieras de bastante tiempo….

¡Hey!, pero antes, se me olvidaba, el alojamiento no cae del cielo. Ese primer día de universidad (segundo día en España) me arriesgo a organizarme y hacer un grupo de amigos (que conocí ese mismo día) para buscar y compartir un piso (apartamento). Finalmente, lo encontramos  tras cuatro días de búsqueda y de visitar pisos, llamadas a los dueños.  Mientras tanto, nos  hospedamos  en hostales juveniles. Encontramos con  Matías (Suiza) y Bart (Francia) un lugar que nos ha gustado  y decidimos compartirlo para los próximos meses.

Las tres semanas de curso intensivo de Euskera me han hecho conocer una lengua totalmente nueva e interesante y conocer la gente, la cultura, las comidas de este precioso lugar –Donostia-, esto fue una pequeña introducción de todo lo que me sobrevendría.

Lo extraño es que  hace falta tu papá y mamá, hermanos, ¿pero cómo sustituirlos?, y es cuando encuentro en mis compañeros de euskera el acogimiento de una nueva familia.  Lo genial es que formo parte de una familia numerosa y bastante juvenil. Es cierto, no hay forma de sustituir a tu familia de sangre pero encontrarás una nueva forma de vivir en armonía y poder llenar un poco ese vacío que ha quedado, amigos que desde un inicio te muestran apoyo y yo mismo, en consecuencia, muestro mi aprecio y confianza. Lo cual se vuelve una cadena en la que entre nosotros nos cuidamos y apoyamos los unos a los otros, es simple instinto humano que te hace velar por los demás. Mientras tanto se van uniendo más amigos de Eslovaquia, Polonia, Portugal, Colombia, Ecuador, Grecia y Alemania.

Pero siempre llegará ese momento en que sentís la necesidad y la importancia de tener a tus  padres y hermanos cerca… Navidad, Año Nuevo, un cumpleaños… es cuando más estrechamos lazos entre nosotros pues sabemos que física y presencialmente sólo nos tenemos los unos a los otros, e intentamos pasarla de lo mejor.

Más de alguna vez me encontré con una lágrima, y es el momento en que se logra valorar todo lo que tenemos, aquello de lo cual estaba seguro que siempre lo iba a tener pues nunca me había separado de ello me hacía falta, y fue el momento en el cual se empieza a madurar, a ver la vida de otra manera, empiezas a ampliar tu criterio, te das cuenta que cada vez tus fronteras se van disminuyendo y que afuera hay mucho que te espera, mucho por conocer, por aprender, por descubrir.  Yo he pasado 20 años de mi vida en un estado casi estático, pues en comparación de lo que he vivido ahora, a esos 20 años les han faltado algo de vida.

Por otro lado, está la universidad, pues al inicio del curso académico soy el ‘nuevo de la clase’, ya que desde el inicio soy el blanco de las miradas. Pero me he venido a encontrar con una metodología de estudio y evaluación totalmente nueva, que al inicio es difícil de adaptarse, pero luego uno se logra adaptar. En cuanto a los compañeros de clase siempre están los que te dan la bienvenida y desde un inicio te ofrecen confianza y además los que siempre te saludarán y te verán desde ‘lejitos’.  Es extraño vivir a una edad de 20 años lo que viviste a los 6 años al entrar a primaria, pero en la primaria uno se encuentra en estado de inocencia, en cambio ahora ya tengo más influencia sobre mis pensamientos que me hacen sentir más fuerte los cambios de ambiente y ser más sensible a ello, soy más capaz de diferir.

A medida que he logrado participar en la clase emitiendo dudas, opiniones, discutiendo temas, y he logrado generar un clima de confianza en el que demuestro que soy capaz y que no vengo de  otro mundo,  es cuando conseguí  hacer otro tipo de amistades, compañeros de clase y de estudios; y por qué no, también amigos para salir en los tiempos libres.  Siempre tomando en cuenta que ésta Universidad lleva otro ritmo del cual no debo alejarme, la evaluación continua no existe, aquí el alumno debe disciplinarse y repasar en casa por cuenta propia, no hay tareas y en el examen final se juega toda la nota, es una buena manera para seguir madurando y prosperar.

En fin, una experiencia para no olvidar jamás, pues he logrado compaginar mis estudios con mis momentos de ocio con los amigos, para enriquecerme con la cultura vasca, pues en su momento también me he dado la oportunidad de visitar varios lugares de renombre del viejo continente, lugares que nunca en mi vida pensé visitar, y ahora lo he hecho. Esto y más puedo comentar, pero tengo límite de palabras que me dejan con la ansiedad de seguir contando más detalles.”